Translate

lunes, 23 de noviembre de 2015

ARGENTINA OPTO POR LA INCERTIDUMBRE

Con Macri: ¿ganó el neoliberalismo? Para Mauricio Macri, hoy presidente de Argentina, Israel es una referencia como “un pueblo de lucha y de trabajo”.

Mauricio Macri, gobernador saliente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires asumirá el 10 de diciembre la presidencia del país tras ganar con el 51,44 por ciento la segunda vuelta electoral. Su gestión en la capital estuvo marcada por críticas en materia de obras públicas, sobre todo en el área de asfaltado, una inexistente política de construcción de viviendas y el endeudamiento público desmedido. 

Macri ha planteado retomar algunas de las medidas de tendencia neoliberal que causaron la severa crisis al final de la década de los noventa en Argentina, conocida como el “corralito financiero” que dejó al país en default,con una deuda que superaba el 120 por ciento de su PIB. En el programa de teleSUR, La Entrevista Decide, el ministro de Economía y Finanzas argentino, Axel Kiciloff, explicó las causas y consecuencias que aún arrastra el Estado argentino 

1.- Es el candidato de los mercados 

 El empresario Mauricio Macri, líder de Propuesta Republicana (Pro) y candidato de la alianza opositora Cambiemos, gobernó la capital argentina entre 2003 y 2015. Su fortuna viene del imperio creado por su padre, el italiano Franco Macri, quien desde 1970, ya era dueño de siete empresas pero tras concluir la dictadura militar tenían 46. Su​ política económica plantea la apertura a los mercados internacionales, la liberación del dólar, negociar con los fondos buitre, pactar con Reino Unido un acuerdo “amistoso” sobre las Islas Malvinas y dejar atrás los juicios por violaciones a los derechos humanos durante la dictadura.
2.- Megadevaluación Mauricio Macri y sus economistas adelantaron que su primera medida de gobierno sería eliminar las restricciones a la compra de dólares. 

El alza de la paridad oficial podría llegar a casi el 60 por ciento. La inflación se dispararía y el poder de compra del salario se destruiría, según han advertido expertos en la materia. 

3.- Sus peticiones a EE.UU. 

Según las publicaciones de WikiLeaks y la difusión del periodista argentino, Santiago O´Donnell, Mauricio Macri, en su condición de jefe de Gobierno porteño se habría reunido en junio de 2008 con el gobernador de Carolina del Sur (EE.UU.), Mark Sanford, y pidió por mayores presiones para Néstor Kirchner, el entonces presidente argentino. 

 Esta solicitud de presionar al legítimo presidente de la nación argentina no se hizo en una sola oportunidad, sino en cinco y todas fueron rechazadas por Estados Unidos señalando que lo que ellos buscaban era mantener un buen vínculo. La entonces embajadora de EE.UU. en Argentina, Vilma Socorro Martínez, le dijo que el gobierno tenía como política mantener el buen vínculo y que ellos no tenían por qué hacer el trabajo que les corresponde a los políticos de la oposición. 

4.- Los amigos de Macri 

Diversos analistas políticos e intelectuales de la región han destacado los vínculos de Mauricio Macri con las “nuevas derechas” regionales: Henrique Capriles y Leopoldo López en Venezuela, Aécio Neves en Brasil, y Guillermo Lasso en Ecuador, entre otros representantes que también buscan disfrazar su discurso para intentar construir nuevas mayorías. Su aliado más antiguo es el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez, quien en diciembre de 2010 consideró a Macri “una esperanza para todos los latinoamericanos” y “una ilusión en toda nuestra región, que necesita líderes sobresalientes”.
Con la promesa de pedir la liberación de Leopoldo López al Mercosur, Mauricio Macri, dio luces como candidato de cómo sería su política internacional si fuera Presidente. López es un opositor de la ultraderecha venezolana que fue sentenciado por la justicia de su país a 13 años de prisión, por las protestas de 2014 que dejaron 43 personas muertas y cientos de heridos. “Yo estoy comprometido con fortalecer la democracia, la libertad y los derechos, en caso de ser electo como Presidente, voy a pedir por los abusos que hay en Venezuela, por los presos políticos, por la participación de militares en el gobierno y porque se ejerza la cláusula democrática suspendiendo a Venezuela”, expresó durante su último debate público ante su contrincante Daniel Scioli. 

 También es cercano al primer ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, a quien considera una referencia muy importante como “un pueblo de lucha y de trabajo”, pues cree que esta nación lucha contra el terrorismo. Su intención es convertir a la Argentina en un aliado estratégico de Israel y que la relación con Irán se reduzca a un “estado mínimo”, señaló Claudio Avruj, un funcionario que acompañó a Macri a Israel, fue su subsecretario de Derechos Humanos y director de la organización judía Daia.
“La relación con Irán va a ser totalmente fría, en sus estados mínimos como lo está ahora con el gobierno de la Ciudad”, adelantó Avruj, que añadió que Macri buscaría derogar el memorando con Irán. Macri ya adelantó esta postura a la exsecretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, en un viaje que hizo a Nueva York en marzo de este año. Según artículo publicado en lapoliticaonline, Clinton le transmitió que “tiene la vocación de que la Argentina se sume a temas que son centrales en el mundo como el freno a la carrera armamentista” de Irán. Un análisis publicado en el portal resumenlatinoamericano.org, Macri busca “una reorientación sionista de la política exterior argentina y separar a este país de la corriente soberanista y nacionalista de izquierda que gobierna en otros países latinoamericanos”. 

 5.- Adiós a la integración latinoamericana 

De acuerdo con el periodista y columnista internacional Alberto López Girondo, la derecha continental está con Macri para el regreso del neoliberalismo en Argentina. “Estos apoyan a Macri, entre otras cosas, porque consideran que una victoria de la derecha podría desencadenar un efecto dominó en la región”, apuntó López en entrevista con teleSUR. Hay que tomar en cuenta que la ofensiva violenta, desestabilizadora y con fines golpistas en Venezuela y Brasil en 2014, se enmarca dentro de la denominada restauración conservadora que advirtió el presidente Rafael Correa, la misma que se trató de implementar en Ecuador en julio de este año. 

 La derecha sabe y está consciente que Latinoamérica ha cambiado. Ya no es la misma de hace 20-30 años cuando la larga noche neoliberal no parecía tener fin. Esta mimetización del discurso político de las élites representadas en candidatos como Macri tiene un nombre: Hugo Chávez. La llegada al poder del líder bolivariano a la presidencia de Venezuela dio un giro a la correlación de fuerzas y al mapa geopolítico latinoamericano. 

Fuente:  Agencias  Prensa  FEFE  PM  RMP  PI  TSV  AIP
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios: