Translate

miércoles, 19 de julio de 2017

EL SECRETO DE LA GUERRA NUCLEAR

El Boletín de los Científicos Atómicos, ‘The Bulletin of the Atomic Scientists’, señala que el peligro de una guerra nuclear el día de hoy es mucho más alto que cuando la Unión Soviética probó su primer artefacto nuclear en 1949.  
Para festejar el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, y un día muy sensible para esa nación, el líder norcoreano, Kim Jong-un, se rió y lanzó por primera vez de manera oficial, un misil balístico intercontinental de prueba, declarando que era un regalo especial para los ‘bastardos estadounidenses’ (sic). Corea del Norte informó que está lista para golpear cualquier parte de la Tierra. Rusia y China han enviado una misión naval espía hacia la zona coreana. 

El ‘perro’ James Mattis, el secretario de Defensa de EE.UU., ha amenazado a China con elevar la fuerza militar en el mar de la China Meridional, mar donde China no está dispuesto por ningún motivo a echarse atrás en su control por donde pasan miles de millones de dólares del comercio mundial. El terrible tráfico militar en los cielos de Siria, donde Rusia amenazó con derribar cualquier objeto que vea volando por sus zonas de control, amenaza directa a los aviones de Estados Unidos y de Europa. En la frontera occidental de Rusia vemos 300.000 militares de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), de un lado, y del lado ruso, el constante entrenamiento y despliegue de sus tropas. En Ucrania, los peligrosos dardos políticos y las miras telescópicas militares. 

Y la situación en los países bálticos donde analistas piensan que la OTAN esta vez no dejará una posible anexión de Rusia, por ello tanto movimiento de misiles y defensas antiaéreas. Para muchos, esto que estamos es una nueva Guerra Fría, que brota por doquier y que se manifiesta sobre todo y sobre terreno en los frentes que señalé y que los poderes tienen abiertos, y que además de poder convertirse en guerras más sangrientas, podrían ser los detonantes de un conflicto mundial atómico: Corea del Norte, Siria, mar de la China Meridional, países bálticos, Ucrania. Después de ver todo esto, es para suponer que algo está pasando en el mundo, lo que trae algo peor: la ansiedad. Independientemente si hay amenaza real de una guerra nuclear, o no, lo que sí es real es que el mundo, la gente, está nerviosa. 

La prueba evidente son los recientes resultados de los motores de búsqueda. El número de las tendencias, las entradas, los artículos, y las personas que buscan en Internet el tema o las palabras ‘Tercera Guerra Mundial’ o ‘World War 3’ (en inglés), se ha disparado en cientos de millones. Con esta tesis abrimos hoy el debate: ¿Cuál es el secreto de la guerra nuclear entre Estados Unidos y Corea del Norte? ¿No será que ese es justamente el secreto, tener al mundo nervioso, a la gente atemorizada? ¿Y con ello, las decisiones que se tomen serán mejor vistas, mejor aprobadas, asentidas por la gente? ¿A quién le conviene que tener bajo temor a la gente? ¿Es parte del nuevo orden mundial tener en temor mundial a la gente para controlar comercio, economía, y fuerza militar? 

 Por si fuera poco, a los conflictos bélicos, guerras locales y guerras subsidiarias, se le suma la guerra cibernética que hoy en día es más activa y efectiva que muchas de las armas probadas, ya que el hacker en solitario o en red se convirtió ya en una de las amenazas más serias para la seguridad nacional de los países, para los conflictos financieros y para los crisis de gobernabilidad en el mundo. 

Segunda tesis: ¿no será que ya estemos viviendo en la Tercera Guerra Mundial, y ni nos hayamos enterado? ¿Bombardeados por publicidad para mover nuestras conciencias; atrapados por la desinformación; atrapados en un fuego cruzado entre las potencias que aunque no se atacan directamente, sí lo hacen con las ‘proxy wars’, combates disfrazados en países ajenos; y por último, asesinados por bombas reales, millones de personas heridas y muertas por la guerra en Siria, Irak o Yemen, o el narcotráfico en México? ¿No es la Tercera Guerra Mundial en la que vivimos, solo que la forma de librar la batalla es un poco diferente, más hipócrita, más maquillada? 

Démonos cita en ‘Detrás de la Razón’. El análisis, las preguntas y respuestas a las diez treinta de la noche, desde los estudios de Teherán; Londres, siete y Madrid, ocho de la tarde; México y Colombia, una de la tarde. 

 Por: Roberto de la Madrid.

Fuente:  Agencias  Prensa   PM  PI  HSPTV  RMP    AIP
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

martes, 11 de julio de 2017

G-20 FIN DEL ORDEN NEOLIBERAL GLOBAL ?

Si se toman como parámetros de medición los conceptos de "estabilidad estratégica", en materia nuclear (https://goo.gl/ePVvCw), y del "triángulo estratégico" de EU/Rusia/China (https://goo.gl/fdqwMA), la primera semana de julio de 2017 parece haber significado un punto de inflexión metahistórico que se encamina a un nuevo orden tripolar entre las dos grandes superpotencias nucleares (EU y Rusia) y la máxima superpotencia geoeconómica (China).

                                          Alfredo Jalife 

 Lo relevante del primer encuentro exitoso del zar Vlady Putin y el presidente empresario Trump fue: 1) que haya ocurrido y haya durado cinco veces más de lo programado; 2) que haya detenido el deterioro estrepitoso de la relación bilateral de Estados Unidos (EU) y Rusia que legó la dupla Obama/Hillary, y 3) más allá de los supuestos avances de la agenda abordada, lo primordial radicó en los acuerdos "secretos" que catalizaron la "química" entre ambos mandatarios y su "postura constructiva", en particular, el contencioso nuclear de Norcorea, en el que irrumpió con fuerza Rusia para intermediar entre Trump y el mandarín Xi. 

El gran triunfador de la cumbre bilateral, y hasta del G20, fue el zar Putin, quien rompe su supuesto aislamiento por el mundo "occidental". Suena paradójico que Trump haya sido aislado por los 19 integrantes del G20 por el tema del cambio climático y del libre (sic) comercio, mientras Putin se haya brincado las sanciones "occidentales" de EU y Europa. Nunca he escuchado algo más absurdo que el término propagandístico y ahistórico de "Occidente" que incorpora a Japón (país oriental) y a Israel (artefacto medioriental), mientras exorciza a Rusia: cuando San Petersburgo, capital occidental por antonomasia, fue fundada 73 años antes que la independencia de EU. 

Si seguimos la dinámica de los vectores y los conceptos de los "atractores" físicos y del "centro de gravedad", la primera semana de julio exhibió un G2 de Rusia y China (https://goo.gl/YFpXDR), que la cumbre entre Trump y Putin lo está jalando, por lo menos con la ausencia de belicosidad mutua, a un G3. En un abordaje multidimensional de hipercomplejidad no-lineal, en la misma primera semana de julio, Trump llegó aislado a Hamburgo: tanto por la cumbre geoestratégica de Rusia y China, como por el imponente acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea (UE) y Japón (https://goo.gl/CJY3jz). 

Putin rescata así a Trump, quien al final de cuentas consigue un empate. A juicio de Ray McGovern –oficial del ejército de EU y ex analista de la CIA durante 30 años–, el "gran giro de las superpotencias" ya se dio: es la “alianza de Rusia y China (https://goo.gl/pQ4wGN)”. Después de que la atribulada canciller alemana Angela Merkel advirtió que "Europa debe tomar su destino con sus propias manos", toda la fauna globalista trasatlántica ha entrado en pánico con la política proteccionista trumpiana de "Primero EU", lo cual, a juicio del fanático neoliberal global Wolfgang Schäeuble, de 74 años y ministro de Finanzas, significa la destrucción del "orden (sic) neoliberal global que otorgaría gran influencia a China y a Rusia". 

En su metahistórica conferencia en la Academia Estadunidense (sic) en Berlín, Schaeuble, totalmente encapsulado en su disfuncional gueto mental, sentenció que “duda si EU verdaderamente cree que el orden mundial será igualmente sano (sic) si China o Rusia llenasen el vacío dejado por EU, y si a China y Rusia les fueron sencillamente (sic) otorgados una mano libre para dominar las esferas de influencia que han definido para sí mismos (https://goo.gl/7EYBTS)”. En mi entrevista con Sputnik y Radio Uruguay aduje que “un G3 puede terminar con el orden mundial neoliberal (https://goo.gl/eA1gJn)”, cuando Merkel ha sido la gran perdedora –la tercera derrota mundial en más de 100 años, esta vez geoestratégica, de Alemania, máxima potencia geoeconómica de la UE–, mientras Peña era humillado por enésima vez por Trump (https://goo.gl/7jhVds). 

Sin contar su estéril santa alianza con Obama, Merkel cometió varios errores que no habrían cometido sus lúcidos antecesores –Adenauer, Willy Brandt, Helmut Schmidt, Helmut Kohl y Gerhard Schröder, tanto del partido conservador como del Partido Socialdemócrata–, al pretender posicionarse como lideresa del "orden neoliberal global" a los dos lados del noratlántico y al chocar con las dos máximas superpotencias nucleares del planeta: con Trump, en materia geoeconómica, y con Putin, en geopolítica, desde la Cumbre del G20 en Brisbane (https://goo.gl/vzzYth). La geopolítica, que tanto desprecia Merkel, la aniquiló. Peor: independientemente de que un servidor apoye el acuerdo climático de París, Merkel hizo de ello un casus belli contra Trump, lo cual augura mayores atentados terroristas en una UE fracturada. 

Como si lo anterior fuera poco, y en vísperas del G20, la UE pactó un colosal acuerdo de libre comercio con Japón que deja fuera al proteccionismo de Trump. Resultado: Trump se aleja de Alemania, mientras se acerca a Rusia. La orfandad geoestratégica de Alemania y Japón, perdedoras de guerras mundiales y reconstruidas por EU, es que carecen de dientes nucleares y confunden la suprema geoestrategia con el vulgar mercantilismo neoliberal, no se diga con el plausible "cambio climático" –curiosamente apoyado por Rusia y China– que no es suficiente para operar el nuevo orden multipolar del siglo XXI. En mero suelo polaco y en Hamburgo, Merkel sufrió dos afrentas de Trump: en Varsovia, antes de arribar a Alemania, el polémico presidente empresario arremetió contra la ocupación nazi en la icónica plaza Krasinski, mientras, con total desprecio al protocolo, en la cumbre del G20 cedió su lugar a su hija Ivanka, una frívola socialité sin conocimientos diplomáticos. 

Una foto del portal Deutsche Welle exhibe con toda crudeza cómo Merkel se cubre el rostro con sus manos frente a la impetuosidad de Trump (https://goo.gl/8TyRpu). En forma interesante –más que nada por haber sido reportado por el portal chino Global Times–, el viceministro de Finanzas ruso, Alexei V. Moiseev, reportó que Trump "culpa a todos (sic) los otros 19 países por el déficit de EU". Mientras “los otros países peroran sobre el libre comercio, Trump exige trato justo para EU (https://goo.gl/DjNcLo).” 

Me gustó el comentario al respecto del lector chino LHRTAT: “En un mundo de salarios injustos para diferentes categorías de trabajadores, injustas tasas de cambio de las divisas y el resultante precio desigual de los productos, ¿qué significa comercio ‘justo’?” Según Bloomberg, Merkel practica un juego electorero muy arriesgado de cara a la elección del 24 de septiembre, al distraer a los alemanes de sus aflicciones domésticas al fustigar a EU (https://goo.gl/yygt7d)”. 

A mi juicio, el formato economicista del G20, ahora trasmutado en ambientalista, quedó sepultado en Hamburgo y será gradualmente sustituido por el G3 de EU/Rusia/China. En espera del resultado el segundo encuentro de Xi y el presidente empresario Trump, al margen de la Cumbre del G-20 en Hamburgo, no hay que subestimar el gran escollo de un sector del Deep State de EU para descarrilar el G3. 

 www.alfredojalife.com 
Twitter: @AlfredoJalifeR_ 
Facebook: AlfredoJalife 

Fuente: Agencias  Prensa   PM  PI  AJR TSV  RMP  AIP
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

lunes, 10 de julio de 2017

EL G 20 Y LA DESPROGRAMACIÓN DEL MUNDO BIPOLAR

El apretón de manos entre Donald Trump y Vladimir Putin en Hamburgo, era el evento más esperado porque pertenece al área de las urgencias políticas. El encuentro de los jefes de estado de las dos potencias nucleares mayores del planeta, fue quizás el hito en Hamburgo, además del centenar de policías heridos y otro centenar de detenidos, debido a las manifestaciones, por la presencia de Donald Trump, y también protestando contra el modelo que exige recortes en el gasto social.  
 Desde la desintegración de la Unión Soviética, que en la apariencia le pone fin a la bipolaridad asentada en la disputa entre comunismo y capitalismo, los problemas mayores del supuesto nuevo orden mundial creado sin esa bipolaridad, son políticos y no económicos. 

En dos décadas, la de los años 90 y la primera del nuevo milenio, a partir de la aplicación del ajuste estructural en la década de 1980 a las economías de un buen número de países gravitantes, la economía global experimentó sus mayores niveles de crecimiento desde la crisis de los años70. Como es conocido, el salvataje al capitalismo trajo como resultado el fin al estado social (o de bienestar) dentro de la nomenclatura del estado liberal; inyectándole a éste una crisis política permanente, palpada a diario y causa de la ola mundial de protestas. Este cambio bruscamente aplicado durante los 80, ha gestado la bomba social y política que se expresa en la mayoría de los países con la población reclamando por sistemas políticos corroídos por su descomposición ética, y cooptados por el capital. 

Se expresó en las manifestaciones llevadas a cabo este fin semana en Hamburgo contra el modelo económico, mientras se reunían por dos días 20 jefes de estado de las economías más poderosas y algunas de las más emergentes del planeta. La reunión del Grupo de los 20 o del G20, como se le llama, se celebra desde la década de los años 90. El debilitamiento del multilateralismo de Naciones Unidas generó la condición para que el G20 comenzara a comandar el diseño de las agendas económicas en una mayoría de países. Aunque sus decisiones no son vinculantes y apenas recomiendan un camino económico, sus conclusiones pesan porque inducen a un giro de políticas, y algunas materias de coyuntura política las abordan con urgencia. 

 El apretón de manos entre Donald Trump y Vladimir Putin en Hamburgo, era el evento más esperado porque pertenece al área de las urgencias políticas. El encuentro de los jefes de estado de las dos potencias nucleares mayores del planeta, fue quizás el hito en Hamburgo, además del centenar de policías heridos y otro centenar de detenidos, debido a las manifestaciones, por la presencia de Donald Trump, y también protestando contra el modelo que exige recortes en el gasto social. Entre las materias de mayor urgencia política internacional, quizás la más urgente es la tensión en la península de Corea por el despliegue de Corea del Norte con su cohetería nuclear.En esta urgencia, el problema es la ambigüedad de China para detener ese desarrollo nuclear en su aliado más estrecho. De esa ambigüedad, se puede desprender que China, y Rusia en parte, se benefician al contar con una Corea del Norte situada como un muro nuclear al Noreste de China y al extremo oriental de Rusia, como primera línea de protección. 

El otro tema es el financiamiento del terrorismo por parte de las monarquías del golfo pérsico especialmente el de Arabia Saudita al Ejército Islámico. Aquí el problema reside en la ausencia de transparencia de Estados Unidos y el Reino Unido que han estimulado el financiamiento Saudita al terrorismo en Siria en especial, porque les ahorra los costos de usar sus propias fuerzas armadas para derrocar al gobierno de Assad. Son manifestaciones de la naturaleza de la nueva polarización con un ámbito de confrontación que no se ha desprogramado de la bipolaridad de la guerra fría cuando existía el enfrentamiento entre capitalismo y comunismo. La estructura de guerra fría –estructura como cultura- no se ha desmantelado y se ha reducido mínimamente. Las relaciones internacionales continúan estando distorsionadas por este factor a pesar de la caída del sistema bipolar y el fin de la disputa entre la Unión Soviética y Estados Unidos. Los efectos de esa contienda por la supremacía no se han evaluado en toda su dimensión. 

El consenso pragmático aunque superficial de los líderes mundiales de turno, fue poner fin a la guerra fría como una derivada automática del desplome soviético y escasamente manifestaron interés en desprogramar la forma de hacer política y construir un nuevo orden mundial. . La relaciones internacionales en su núcleo doctrinario subyace el realismo de pocas concesiones y el que dude en reconocer esté fenómeno, tendrá dificultades para comprender por qué Corea del Norte con el expediente de Hiroshima y Nagasaki, considera como un derecho protegerse con un artefacto nuclear. La aspiración por la supremacía de las potencias occidentales tradicionales reunidas en la Alianza Transatlántica y su aparato político militar como la OTAN, no permite una alternativa diferente a la expresada por Corea del Norte. 

 El inmenso poderío bélico de esta alianza, obliga a que el sistema de relaciones esté presionado por aquellas naciones que no van a detener sus intenciones de desarrollar armas nucleares. Para la Alianza Transatlántica, Corea del Norte así como Irán, el problema no es la capacidad nuclear sino el régimen político que lo sustenta. Una pregunta es pertinente: ¿Quién puede asegurar que la conducta de Benjamín Netanyahu o del general de turno en Pakistán, es más o menos imprevisible que la del líder norcoreano Kim Jong- un? Israel y Pakistán poseen armas nucleares y no gozan precisamente de situaciones de estabilidad y certidumbre internamente y están ubicados en regiones convulsivas expuestas al terrorismo. El mundo bipolar que prevalece está directamente relacionado a la ausencia de un nuevo orden mundial El G 20 en Hamburgo y otros foros de jefes de estado similares ni siquiera nombran la figura de un Nuevo Orden Mundial (NOM). 

El concepto incomoda como utopía y hay que aceptar el caos sistémico en las relaciones internacionales. La idea surgida con el fin de la Segunda Guerra Mundial quedó como cliché vacío porque al pasar al olvido el acuerdo de Yalta (1945) entre las naciones vencedoras de la guerra, se instala la guerra fría. El nuevo orden mundial consistía precisamente en guerra fría y en mantener la bipolaridad para salvar el capitalismo frente a la amenaza comunista. El clima era de una nueva tensión, más que nuevo orden. Con la caída de la Unión Soviética, George H.W.Bush lo reinstaló pensando que un gobierno planetario regido por leyes políticas liberales y leyes de mercado abierto, posibilitaría un Nuevo Orden Mundial. Lo que estaba detrás consistía en una vieja aspiración de las potencias coloniales, más Estados Unidos y para lo cual la Unión Soviética fue el obstáculo: reinsertar en la agenda internacional las premisas históricas de la expansión de la cultura occidental. 

El discurso de Donald Trump en Polonia antes de llegar a Hamburgo, reafirma esa visión de “sobrevivir culturalmente” frente a la amenaza de otras culturas, a través de la proyección de la llamada civilización occidental, que no es otra cosa que la expansión de “una cultura superior a otra”. La OTAN, nace precisamente con el objetivo último de supremacía en la perspectiva de un capitalismo desconcertado acerca del modelo político que corresponda a las pretensiones de republicanismo y democracia abierta. 

La capacidad bélica de la OTAN se ha expresado en guerras en los Balcanes, Afganistán, Irak, Libia y Siria. Es así que el orden mundial posible desde esta experiencia, debe trazarse bajo las líneas determinadas por la alianza entre Estados Unidos y la Unión Europea y retomar la agenda inconclusa para que ningún poder alternativo se le ponga al frente. Algo de eso comienza a emerger en las reuniones tipo G20 que se caracterizan por ser reduccionistas en sus agendas situadas desde la perspectiva de la supremacía transatlántica. La desprogramación del mundo bipolar es un desafío político y cultural esencial. Comienza con la reducción de armas nucleares y con detener la carrera armamentista. Bloquear el desarrollo nuclear de Corea del Norte, no resuelve el problema de la bipolaridad que se expresa a nivel global.

Poe Juan Francisco Coloane.

Fuente:  Agencias  Prensa   PM  PI  EMCH  RMP  AIP
---------------------------------------------------------------------------------------------------------

miércoles, 21 de junio de 2017

LA CARA DESCONOCIDA DE COREA DEL NORTE

¿El país más feliz del mundo? RT se adentra en la peculiar sociedad norcoreana.Simplemente, una mirada sobre la vida diaria en Corea del Norte. Una mirada fría, desapasionada, en la que los propios norcoreanos toman la palabra para hablar de sus esperanzas, sus ilusiones, sus alegrías cotidianas, sus sentimientos hacia el país en el que viven y el líder que los dirige. ¿Qué los mueve a afrontar el día a día? ¿Se puede ser feliz viviendo en el régimen autoritario más aislado del mundo? Respuesta: “¿Autoritario? ¿Cómo que autoritario…?”  
Un equipo de RT se ha adentrado en Corea del Norte durante dos de sus principales festividades: el aniversario del nacimiento de Kim Il-sung y de Kim Jong-il. Su trabajo ofrece una visión del país prácticamente desconocida y recoge los testimonios de sus gentes que, según aseguran, son las personas más felices del mundo.  

"El mejor país del mundo" 

Aunque en el país no hay acceso libre a internet (solo se puede utilizar una red interna), los ciudadanos sostienen que viven en el país más poderoso y económicamente desarrollado del planeta. "Gracias a la estabilidad de la revolución de nuestro líder y comandante supremo, nuestro país se ha convertido en el mejor país del mundo. Y los que se atreven a pensar de otra manera son nuestros enemigos", declara Pak Chol San, un estudiante distinguido. Según él, los surcoreanos "son meros títeres" que "tratan de acabar con nuestro sistema socialista con la ayuda de los ocupantes estadounidenses, que se sienten como en casa en Corea del Sur". 

"Básicamente, EE.UU. no quiere que nuestro país prospere", añade. En esta línea, la estudiante distinguida Kim Chung Bok, cuenta que viendo las noticias se ha enterado de que en el extranjero "si te tienen que hospitalizar, incluso la prueba más simple que te tengas que hacer cuesta dinero". "En lo que se refiere a nuestro país, todo, ya sea una prueba rutinaria o una cirugía o cualquier medicamento, todo lo cubre el Estado. Al contrario que en nuestro país, ustedes no pueden tener una educación o un tratamiento médico socialistas gratuitos, ¿verdad?", pregunta. "La gente de este país es envidiada por todo el mundo, y estamos orgullosos de ello", concluye.  

"El padre de todos" 

El líder norcoreano ordenó construir el campamento infantil Songdowon, destinado únicamente aquellos niños que han perdido a sus progenitores. Junto a él existe una estación de tren para dar servicio específicamente a estos menores. "¿Cuál es la situación en los países capitalistas? Los niños sin padres no tienen un hogar, son dejados a su suerte y van vagando por todos lados. En nuestro país es inaudito que un niño huérfano no tenga un lugar adonde ir", afirma Kim Sang Yong, director del campamento. Asimismo, multitud de norcoreanos adoran a su gran líder porque, para ellos, ejerce el papel de padre que cubre todas sus necesidades. 

"Nosotros, los huérfanos, sentimos más que nadie el amor de nuestro amado y respetado líder, y por eso somos más felices que los niños que sí tienen padres. Hace que no envidiemos nada a absolutamente nadie", afirma Ko Jin, pionero y alumno en un orfanato de Pionyang. "Todos nosotros llamamos a nuestro líder, el camarada Kim Jong-un, 'nuestro padre'", corea un grupo de niños. "Él es nuestro único padre", remarcan. 

Fuente:  Agencias  Prensa   PM  PI  RTTV  RMP  AIP
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------

viernes, 16 de junio de 2017

TRUMP Y LAS SANCIONES CONTRA RUSIA

'Todos contra uno': ¿Sanciones a Rusia como forma de controlar a Trump? Este viernes, Javier Rodríguez Carrasco debate con expertos las motivaciones que han llevado al Senado de EE. UU. a imponer más sanciones contra Rusia. ¿Es una forma de control sobre Trump? ¿Quién gana con esta iniciativa? ¿Realmente provocan las sanciones el daño que buscan? 'El Zoom' intenta aclarar el contexto en el que se han tomado estas medidas y analiza la respuesta de Putin a este nuevo intento de arrinconar al país.  
En este episodio, el periodista Javier Rodríguez Carrasco comenta el nuevo paquete de medidas impuesto por EE.UU. a Rusia, el cual, según él, "tiene otra lectura que no es meramente la económica". "El Senado le ha mandado un mensaje a Trump como los que él manda a golpe de tuit o de bomba a la comunidad internacional. Le han dicho que no va a hacer lo quería y que aquí manda el 'establishment'", explica el presentador. "¿Será imposible para el presidente romper estos lazos que le maniatan? ¿Son las sanciones tan dramáticas para Rusia como dicen sus instigadores?", plantea.  

¿Se prepara un 'impeachment'? Rodríguez Carrasco sostiene que estas sanciones no son más que el reflejo "de que muy pocos, o nadie, ni siquiera el estridente Trump, pueden romper ese sistema tan 'democrático y transparente' que impera en EEUU.". El anfitrión de 'El Zoom' recuerda que "hace dos días nos hablaban del boicot que sufriría Trump, y viendo cómo el secretario de Estado pide más margen de maniobra para el presidente, pareciera que son los que mandan aquellos que están de rodillas y no los que están en la oposición". 

"Trump poco podrá hacer estando Moscú de por medio. Es la triste realidad que encarna a la perfección los estereotipos en los que unos pocos quieren encasillar a un país que quiere continuar avanzado y ser grande, pero sin influir en los demás", concluye el periodista. 

Fuente:  Agencias  Prensa   PI   PM   RTTV  RMP  AIP
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

TRUMP Y LA CONTINUACIÓN DEL BLOQUEO A CUBA

Trump anuncia cambios en la política respecto a Cuba.El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, pondrá fin a los viajes particulares a Cuba.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, ha anunciado el cambio de la política estadounidense respecto a Cuba. "Una Cuba libre es lo que vamos a conseguir pronto", ha asegurado el mandatario. "Que Dios bendiga a Cuba, que Dios bendiga a Estados Unidos", ha declarado Trump antes de firmar el decreto. 

 La nueva línea política prevé mantener el embargo contra La Habana y prohibir los viajes particulares a la isla. La restricción no concierne a los cubano-estadounidenses, que podrán visitar a sus familias en Cuba, así como enviarles remesas. El Departamento del Tesoro y el Departamento de Comercio de EE.UU. implementarán las nuevas regulaciones en los próximos 30 días. Los cambios no entrarán en vigor hasta que ambos departamentos finalicen este proceso que, por su parte, puede durar varios meses. 

El objetivo que persigue el Gobierno estadounidense es "que el régimen cubano se responsabilice por la opresión y los abusos de los derechos humanos ignorados bajo la política de Obama", reza el comunicado oficial de la Casa Blanca. Asimismo, con su política actual Trump pretende "construir la base para que el pueblo cubano pueda desarrollar una mayor libertad económica y política".  

Restricciones económicas 

La Administración de la Casa Blanca busca desviar las actividades económicas desde el Grupo de Administración de Empresas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (GAESA), tachado de "monopolio militar". Esto incluye la mayoría de las transacciones relacionadas con los viajes.Por el contrario, los lazos económicos entre empresarios y entidades estadounidenses con el sector privado cubano serán bienvenidos.  

Embargo contra Cuba 

La renovada línea política reafirma el embargo estadounidense contra la isla y rechaza los llamamientos de Naciones Unidas y otros foros internacionales de poner fin a este bloqueo. Al mismo tiempo, EE.UU. monitorizará el "progreso" de la isla "hacía un mayor grado de libertad política y económica". El levantamiento de las sanciones estadounidenses contra La Habana no ocurrirá "hasta que todos los prisioneros políticos estén libres, se respeten la libertad de expresión y de reunión, se legalicen todos los partidos políticos y se programen elecciones libres y supervisadas internacionalmente", ha asegurado Trump. 

Fuente:  Agencias  Prensa   PM  PI  RTTV  RMP  AIP
------------------------------------------------------------------------------------------------------------

RUSIA...OPTIMISMO JUSTIFICADO

El pasado 12 de junio se celebró la fiesta nacional de Rusia o “Día de Rusia” instituido en conmemoración de la Declaración de la Soberanía de la Federación de Rusia en 1990 y aprobado como tal en 1992, luego del proceso de desintegración de la Unión Soviética. Este vigésimo séptimo aniversario enfrenta al país a nuevos retos y compromisos en su disposición -ya lograda- de volver a ser un actor principal del sistema internacional, del que había sido excluido después de la desaparición de la Unión Soviética. 

Por primera vez en 25 años, Estados Unidos no saludó a Rusia en esta fecha nacional.Al contrario, el senado de ese país aprobó nuevas sanciones como represalia por la perseverancia rusa en defender su soberanía, salvaguardar los intereses de sus pueblos y tomar medidas preventivas ante la agresiva expansión de la OTAN que amenaza peligrosamente con el conflicto y la inestabilidad mundial, al acercar tropas a zonas inmediatas de las fronteras occidentales de Rusia. 

La historia del pueblo ruso está plagada de momentos álgidos y heroicos de lucha contra las adversidades, a comienzos del siglo XIX, el hasta ese momento invencible ejército napoleónico, que campeaba a sus anchas en Europa, fue derrotado de manera aplastante en Rusia que desarrolló la Guerra Patriótica, para expulsar a los franceses y sus aliados del territorio nacional, le cupo a este país, jugar el papel decisivo en la derrota definitiva del gran corso en la Batalla de París a finales de marzo de 1814. Por primera vez, Rusia salvó a Europa, casi 130 años después, la historia, terca como siempre, se repetiría, esta vez de la mano de Adolfo Hitler, imbatible hasta ese momento en territorio europeo, solo la resistencia épica de los pueblos de la Unión Soviética, en particular del ruso que vivió entre otras, las epopeyas de Leningrado, Stalingrado y Moscú, revirtieron el curso de los acontecimientos y al costo de 27 millones de ciudadanos, la mayor parte de ellos rusos, derrotaron al nazi-fascismo hasta ocupar victoriosamente el Reichstag alemán el 8 de mayo de 1945. 

Rusia había salvado a Europa por segunda vez. La cobarde rendición de Mijaíl Gorbachov y la posterior desaparición de la Unión Soviética supusieron que a cambio de la aceptación de que la Alemania reunificada ingresara a la OTAN, Occidente no iba a expandir esa organización bélica hacia el este, lo cual fue rápida y perversamente violado ante la debilidad extrema de una Rusia inerme y carente de conducción. Ya en 1999 fueron incorporadas Hungría, Polonia y la República Checa a la alianza guerrerista comandada por Estados Unidos, en 2004 se unieron Bulgaria, Rumania, Eslovenia y las tres repúblicas bálticas que habían pertenecido a la Unión Soviética: Estonia, Letonia y Lituania, con lo cual la alianza atlántica se estacionó en las propias fronteras rusas, el proceso ha sido continuo hasta la reciente incorporación de Montenegro, hace solo unos pocos días. 

En el plano interno, Rusia debió pasar por la crisis institucional de 1993, tras la aplicación de medidas neoliberales extremas que deterioraron a niveles inéditos la calidad de vida de la población y que pusieron al país cerca de la guerra civil, sin embargo, tal contingencia fue superada, incluso tras una nueva crisis financiera en 1998, y en 1999 comenzó una tenue recuperación, pero en 2000 accedió Vladimir Putin a la presidencia de la república iniciando un período de restablecimiento de la economía y de restitución de la dignidad rusa en el escenario internacional. Toda esta historia deja ver a las claras que el pueblo ruso no se va a amilanar fácilmente por mayores o menores sanciones occidentales. Al contrario, hoy se pueden observar evidentes éxitos logrados en condiciones de aplicación de dichas sanciones. 

Como señalara el Embajador de la Federación Rusa en Venezuela, Vladimir Zaemskiy en el acto en conmemoración del Día de Rusia en Caracas, el país está hoy más fuerte y unido, a pesar que el tiempo transcurrido en estos 27 años han sido muy difíciles, y se ha debido transitar por un camino de “nutridas adversidades e importantes avances y logros, que fortalecieron el sistema político ruso”. El Embajador Zaemskiy expuso algunas cifras que testimonian los logros del pueblo ruso en la esfera económica en condiciones de una coyuntura adversa en el mercado del petróleo, a pesar de lo cual, tras algunos años de estancamiento la economía ha vuelto a crecer de manera estable. En este sentido, ya a fines del año pasado el periodista ruso Oleg Kuzmin, especialista en economía del periódico Vedomosti, había predicho que este año el país iba a recuperar su crecimiento, teniendo una moneda estable y fijando una mayor disminución de las tasas de interés y una inflación menor. 

Según el experto, con los precios del petróleo alrededor de US$ 40 por barril, el país podría crecer un 1% después de dos años de estancamiento, pero si el precio del crudo ascendía hasta US$ 45-50, esa cifra podría llegar hasta un 1,5% anunciando el inicio de una positiva espiral de crecimiento a futuro. Recojamos las cifras que en este sentido, aportó el Embajador: “…la agricultura rusa ha crecido 4,4%, alcanzando el volumen de la producción agropecuaria de 90 mil millones de dólares, un record histórico. Además, en 2016 logramos convertirnos en el mayor exportador de granos del mundo. El crecimiento industrial en el año 2016 fue de 1,3%. La inflación fue de 5,4%, la más baja de los últimos 25 años, y el desempleo de 5,4%. Nuestro país cuenta con un potente resguardo en reservas de divisas, que suman casi 400 mil millones de dólares. 

Se ha logrado imprimir un impulso positivo al ámbito socio-demográfico de Rusia, que tras la disolución de la Unión Soviética sufrió una grave caída, llevando la expectativa de vida a 64 años en 1995. Ahora este índice aumentó 8 años y llegando a 72…” Es evidente que Rusia ha podido, y ha sabido adaptarse positivamente a la caída de los precios del petróleo y a las sanciones occidentales El ministro ruso de Desarrollo Económico, Alexéi Uliukaev declaró que incluso en caso de aplicarse nuevas sanciones contra Rusia, éstas no afectarán a la economía nacional. Refirió que suponer eso no era más que “una retórica verbal que no tendrá ningún efecto macroeconómico real”. Tal optimismo no remite solo a las autoridades rusas, ya en mayo de 2016 el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) había predicho que se esperaba que en 2017, Rusia registrara un crecimiento moderado. Un estudio al respecto realizado por esta institución, aseguró que el fortalecimiento de la economía rusa se deberá a la recuperación de los precios del petróleo y el crecimiento del consumo privado y las inversiones. 

Igual opinión manifestó en septiembre del año pasado la Directora Gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde quien adelantó que Rusia saldría de la recesión y tendría un crecimiento económico de un 1% por ciento para 2017. El despertar económico de Rusia y la preocupación de sus autoridades por solventar la difícil coyuntura económica no la ha distraído de su papel protagónico y de su responsabilidad en la salvaguarda de la paz mundial y la estabilidad política en el planeta. Así, ha jugado el papel decisivo en la lucha contra el terrorismo en Siria y en toda la problemática del Medio Oriente, participando simultáneamente y de manera relevante en los escenarios militares, diplomáticos, políticos y económicos. 

Su alianza con China y el fortalecimiento de la Organización de Cooperación de Shanghái con el reciente ingreso de India y Pakistán son una esperanza para contrarrestar la actitud belicosa y agresiva de la OTAN. En este ámbito, el Embajador Zaemskiy destacó que “Una de las prioridades de la política exterior de Rusia es desarrollar la cooperación bilateral y multilateral con los Estados miembros de la Comunidad de Estados Independientes. (…) Estamos interesados en mantener un intenso diálogo con la Unión Europea y construir relaciones mutuamente ventajosas con Estados Unidos. Rusia continúa impulsando sus relaciones con los países de América Latina y el Caribe, tomando en cuenta el creciente rol de la región en los asuntos globales”. Al conmemorar este nuevo aniversario, resulta evidente que contra cualquier pronóstico hecho a comienzos de siglo, al igual que en 1812 y 1945, el pueblo ruso pudo superar las adversidades sobreponiéndose a las difíciles circunstancias impuestas desde el exterior, para superar los obstáculos y avanzar exitosamente. 

Por Sergio Rodriguez G.

Fuente: Agencias  Prensa   PM  PI  RDUCH  RMP  AIP
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------