Translate

viernes, 18 de marzo de 2016

LÍDERES LATINOAMERICANOS DENUNCIAN LOS INTENTOS GOLPISTAS DE EE.UU. EN LA REGIÓN

Líderes latinoamericanos denuncian la mano de EE.UU. en las protestas en el continente. Grupos indígenas y representantes sindicales amarillos se movilizan en Ecuador contra la reforma laboral y económica impulsada por el gobierno de Rafael Correa.  
El jueves se celebraba en Ecuador la marcha de protesta contra la política en el ámbito económico y laboral del mandatario Rafael Correa. Esta nueva manifestación, la primera del año, fue convocada por la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador, el Frente Popular y el Frente Unitario de Trabajadores. Según el Presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (CONAIE), la movilización es para repudiar el modelo económico del presidente Correa, el encarecimiento y el alto costo de la vida. Y especialmente unas reformas laborales que analiza la Asamblea Nacional, entre ellas una ley que establece un permiso opcional de paternidad y maternidad de nueve meses sin sueldo, un seguro de desempleo y una propuesta de trabajo para jóvenes sin experiencia laboral. 

¿Cuál es el papel de EE.UU.? 

A juicio de la analista Valeria Puga, esta protesta es injustificada. "Lo que pretenden hacer [los manifestantes] es principalmente desgastar la figura de la actual Administración", opina. El presidente Correa, a su vez, ha denunciado que estos grupos quieren provocar violencia en las calles. Según han alertado mandatarios del Alba y diversos analistas, el Gobierno de EE.UU. estaría aplicando las tácticas del golpe suave ya aplicadas en Europa del Este con las conocidas revueltas de colores. 

Además de Correa, otros mandatarios suramericanos han denunciado que EE.UU. en complicidad con los grupos opositores de sus países buscan una restauración conservadora en el continente para adueñarse de sus recursos naturales. 

Algunos mandatarios latinoamericanos apuntan que EE.UU. estaría detrás de protestas opositoras que se reparten por todo el continente. El presidente venezolano, Nicolas Maduro también ha denunciado que la extensión de un decreto que declara a Venezuela como una amenaza para EE.UU. y las recientes declaraciones del presidente estadounidense, Barack Obama, pidiendo cuanto antes un cambio de Gobierno en el país, evidencian la vinculación del Gobierno estadounidense con los planes desestabilizadores. 

El presidente boliviano, Evo Morales, también ha denunciado que la derecha de su país, siguiendo instrucciones de EE.UU., pretende aumentar los ataques contra empresas rusas y chinas. 
  
Maduro: "Hay un golpe de Estado mediático y judicial contra Dilma Rousseff"

"Venezuela se suma a las voces de los movimientos sociales revolucionarios de nuestro continente, denunciando y rechazando el golpe de Estado de factura imperialista", manifestó el mandatario venezolano.




El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, rechazó la "reactivación de un golpe de Estado" en Brasil por parte de la oposición brasileña contra su homóloga Dilma Rousseff y el expresidente de ese país Luiz Inácio Lula da Silva, informa la Agencia Venezolana de Noticias.

"Venezuela condena el golpe de Estado anunciado y ejecutado por medios de comunicación y factores del poder judicial. Muy peligroso que se pretenda estos caminos para arrebatarle lo que se han ganado en las calles durante décadas de lucha de la resistencia", dijo Maduro.

Según el jefe de Estado venezolano, esta campaña tiene como objetivo "desaparecer y acabar el liderazgo legítimo, democrático, profundamente popular que estos dos dirigentes históricos de la nueva época latinoamericana", tal y como lo han intentado en Venezuela desde que Hugo Chávez llegó al poder en 1999.
Asimismo, Maduro reiteró su solidaridad con Rousseff y Lula da Silva. "Venezuela se suma a las voces de los movimientos sociales revolucionarios de nuestro continente, denunciando y rechazando el golpe de Estado de factura imperialista que, a través de grandes medios de comunicación, pretenden desaparecer de la vida política a estos dos grandes líderes", agregó.

40 minutos en el cargo

Este jueves, una comisión de 65 diputados del Congreso anunció que examinará si existen argumentos jurídicos para un juicio político que puede desalojar a Rousseff de la silla presidencial.
Este hecho se dio a conocer la misma jornada en que un juez suspendió de forma cautelar el nombramiento de Lula da Silva como jefe del Gabinete. La decisión llega después de un acto en el que Da Silva prestó juramento. Así que ocupó el cargo de ministro durante menos de una hora. Según el magistrado, la designación podría entorpecer la investigación por corrupción en el caso Petrobras.



Atilio Borón, politólogo y sociólogo, comparte con RT su opinión acerca del tema. 

Fuente:  Agencias  Prensa  PM  RMP  PI  RTTV  AIP
----------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios: