Translate

martes, 3 de enero de 2017

CHILE Y LA ENTREVISTA DE MARIO AMORÓS A MICHELLE BACHELET

La mandataria indicó que con descontento gana el populismo y la derecha. Dijo que hay gente que no capta que el mundo cambió.

El periodista español y colaborador de El Siglo, Mario Amorós, entrevistó a la Presidenta Michelle Bachelet para el diario español El Mundo. 

En la oportunidad la mandataria se refirió a la crisis de desconfianza que se vive en Chile, el proceso de reformas, el surgimiento de nuevos referentes políticos, el posicionamiento de la derecha y los coletazos de la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos. 

Al ser consultada por el intenso proceso de reformas que ha liderado en el país, la jefa de Gobierno destacó que “todas las reformas que planteamos y que están en marcha buscan avanzar hacia un país más moderno, más inclusivo, más solidario. En primer lugar, como somos un Gobierno serio, responsable, implementamos una reforma tributaria que afecta esencialmente a las rentas más altas para tener financiación para la reforma educacional y otras tareas sociales”. 

 “Desde el punto de vista del desarrollo del país y de las personas, la reforma educacional es esencial porque busca luchar contra una educación altamente segregada, concebida como un bien de consumo, y no como un bien social, y cuya calidad ahora depende sobre todo de los recursos económicos de cada familia”, aseguró. 

Y añadió: “Ya hemos logrado metas importantes: en 2016, más de 125 mil estudiantes han cursado sus estudios universitarios de manera gratuita; hemos puesto en marcha dos universidades públicas, en las regiones de O’Higgins y Aysén, que impartirán clase a partir de marzo; y desde 2015 todos los alumnos que cursan séptimo básico en las escuelas públicas reciben un notebook con acceso a internet. Hoy día los jóvenes con menos recursos van a las escuelas públicas, que durante años han carecido de recursos, con infraestructuras y equipamientos en deterioro”. 

Asimismo, abordó las ácidas críticas que ha recibido el gobierno por esas trasformaciones. Recalcó que “hay muchas personas que en privado podrían estar de acuerdo con las reformas, pero que quieren generar un coste político al Gobierno y por lo tanto nos acusan de improvisaciones y errores que no son tales, pero sí logran instalar las dudas en la mirada de los ciudadanos”. “También, es cierto que hay sectores que todavía no logran aquilatar que Chile ha cambiado, que el mundo ha cambiado. Hace algunos años era imposible hablar acá de la despenalización del aborto, del matrimonio igualitario, cuya discusión queremos abrir en 2017, o de una nueva Constitución. Hay gente que todavía no se da cuenta de que el mundo camina hacia otro lado”, afirmó. 

 Sobre los propósitos de su segundo mandato la gobernante dijo que “estamos instalando las bases para un país más justo. Si hay reconocimiento de ello, no lo sé. Pero yo no opté a la Presidencia de la República para tener estatuas o calles con mi nombre, sino para hacer lo que tenemos que hacer. Y, si por ejemplo con la reforma educacional logramos que dentro de algunos años todos los niños chilenos tengan una educación de calidad y que la educación además juegue el papel de abrir oportunidades, con eso seré feliz”. 

En relación al surgimiento de nuevos movimientos políticos en el mundo y específicamente en Chile, Michelle Bachelet comentó que están compuestos por “personas que no se sienten representadas por las fuerzas políticas tradicionales y creo que se explica porque los partidos no se han logrado ‘aggiornar’ [actualizar] a los nuevos acontecimientos”. “En ese clima de descontento, cuando además la gente percibe lejanas a las instituciones, siempre está el riesgo de crecimiento del populismo o incluso más allá, de la extrema derecha, que apelan a los sentimientos, a lo emocional”, agregó. 

Y puso de ejemplo lo sucedido en Estados Unidos con Donald Trump, señaló que “un lema como ‘voy a hacer América grande otra vez’”, está dirigido “al sentimiento de la gente que quisiera volver a un pasado que fue mejor para ellos y eso es completamente emocional, no es racional”. “Para mucha gente fue muy sorpresivo lo que sucedió en las elecciones norteamericanas y hay mucha gente que todavía señala que seguramente no logramos entender exactamente qué pasó” y comentó que conversó con el presidente Obama “la elevada abstención electoral que se da en nuestros países, un fenómeno muy preocupante”. Respecto a la inseguridad que generó el triunfo de Trump, la mandataria chilena indicó que “hay una gran incertidumbre después de lo que se ha escuchado en la campaña electoral. Pero mucha gente dice que aguardemos a ver qué pasa, que no saquemos conclusiones precipitadas y esperemos que cunda el buen juicio y que desde América Latina mantengamos las mejores relaciones con Estados Unidos, como las que hemos tenido con el presidente (Barack) Obama”. 

 Además, manifestó que las declaraciones que hizo el empresario sobre el cambio climático “ojalá haya sido parte de lo que se dice en campaña, pero que luego se recapacita y se hace lo que corresponde, porque, si Estados Unidos no se compromete con la reducción de las emisiones, no podremos lograr los objetivos marcados en el acuerdo de París”. 

 La Jefa de Estado, también, se refirió a la crisis de refugiados que vive Europa, dijo que “en lugar de reaccionar con sus valores históricos para apoyar a estos refugiados que huyen de la violencia, tiende a cerrar las fronteras, a sentirlo como una amenaza”, situación que a su modo ver “es muy preocupante”. Sobre la situación de migración en nuestro país, Bachelet sostuvo que “Chile es un país muy abierto. Estamos recibiendo una media de 2 mil ciudadanos haitianos al mes, también colombianos o dominicanos, y, si estas personas consiguen un contrato de trabajo, logran un permiso de residencia y se pueden quedar. Es cierto que en algunos lugares han surgido sentimientos contrarios a la inmigración, pero en otros, como las escuelas, se produce la integración. Estuve en un colegio y vi cómo los chicos se hacen amigos, organizan ferias de gastronomía de diferentes países, bailes. Hay una diversidad que los niños perciben de manera muy positiva y sin discriminación”. 

Fuente: Agencias  Prensa   ESCH  MA  PM  RMP  PI  AIP
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios: