Translate

viernes, 1 de abril de 2016

EL CAPITALISMO Y SUS CRISIS POLUTIVAS

Cuando ya han pasado tres meses del presente año, el sistema capitalismo mundial no logra dar señales positivas en lo que respecta a la situación económico-financiera a escala global, en donde el diagnóstico general se caracteriza por más reflujos, que flujos, generando una gran nebulosa en el panorama económico internacional. 

Pero vamos viendo, por ejemplo los “gurús” del propio sistema son los encargados de indicarnos cuales son las dificultades que se observan en el manejo de la política económica y financiera internacional. Al respecto una de las cuestiones que suelen destacar es que las medidas de austeridad o ajustes implementadas a partir de las directrices del Fondo Monetarios Internacional (FMI), el Banco Mundial, la Reserva Federal de los Estados Unidos, Wall Street y el Banco Central Europeo, han sido excesivas, y han estado demostrando que sus resultados han sido más bien ambiguos, y sin efectos positivos concretos en el llamado crecimiento económico. 

 Los expertos del sistema señalan además que existen serias deficiencias en la regulación y control del sistema financiero mundial. Al respecto se dice que los controles del FMI suelen ser extremadamnete exigentes con los países de economias emergentes, en constraste con los controles que se debieran ejercer con los países mayormente desarrollados, en los cuales son casi inexistentes. En este sentido los expertos del sistema capitalista europeo destacan además que el origen de las crisis son gatilladas de los centros más importantes del capitalismo mundial (EE.UU. Japón, Unión Europea), vale decir desde los países occidentales. 

Cabe destacar además que otra de las grandes preocupaciones que manifiestan los expertos, está relacionada con la cada vez más abultada deuda externa de la gran mayoría de los países del planeta y que tiene como consecuencia poluciones diversas, que van erosionando el conjunto del sistema y que puede culminar en una catástrofe generalizada de todo el sistema económico imperante. En este sentido los carteles económico-financieros suelen ignorar premeditadamente las crisis económicas periódicas, cada vez más frecuentes, que se van tornando en inmanejables, ante la voracidad de aquellos que buscan a cualquier precio seguir imponiendo un sistema económico cuyo camino está destinado al colapso definitivo. 

 Por ejemplo la propia Reserva Federal de los EE.UU. estima que las diversas tensiones que se observan en el manejo de la economía mundial, no este remitiendo de forma positiva, de allí que la política monetaria estadounidense está sujeta a los exabruptos de la propia manipulación que realiza el cartel de la FED. Ahora cuando se habla de cierto vigor en el mercado laboral del Imperio la realidad es que las ofertas de empleo que ofrecen algunos empresarios de este país, suelen tener un carácter temporal y muy mal pagado, generando más inestabilidad que avances efectivos, es la realidad que dejan entrever los medios de prensa más destacados de dicho país. 

 En el lenguaje de los expertos económicos del sistema económico imperante, se suele hablar de crisis de deuda externa, crecimiento del desempleo y la pobreza a escala global quiebras de las economías nacionales, corrupción política financiera, volatilidad de los mercados, excesos de oferta del petróleo, desaceleración de la economía global crecimiento económico estancado, mercados e inversiones poco activos, caída de la demanda interna, más y más recesiones, parálisis política de los gobiernos y oligarquías políticas altamente desconcertada y con sus brújulas perdidas. 

Ahora es tal la crisis, y el proceso de polución del sistema capitalista mundial, que desde su propio seno, comienzan a surgir voces, que sugieren la necesidad de generar una nueva institucionalidad financiera internacional, o sea crear una nueva alternativa económica internacional, que supere todos los vicios, abusos y degradaciones que ha creado el sistema capitalista a través de su historia. Algunos expertos económicos internacionales, incluso apuntan a que esta nueva alternativa económica debe rescatar los aspectos positivos que tuvieron los países que formaron parte de los llamados países “socialistas desarrollados”, o de lo que ha sido el llamado “estado del bienestar”, y lo rescatable del casi agónico sistema capitalista mundial. 

La conjugación de estas diversas experiencias económicas, podrían de forma constructiva dar paso a un sistema económico internacional más justo e igualitario, que resuelva los problemas del desempleo, la pobreza, la salud, la educación y las desigualdades sociales, existentes en una buena parte de los países del mundo. Ahora los propios “gurús” del sistema económico imperante tienen sus dudas al respecto, pues estiman de la falta de capacidad del género humano, para crear un sistema económico internacional que este en armonía con el avance y los niveles de desarrollo naturales que va alcanzando la humanidad, pues no hay voluntad política y menos económica. 

Otros destacan que dentro del propio sistema capitalista mundial hay serias discrepancias internas en cómo encontrar una solución más real y efectiva a las crisis puesto que todo pasa por los intereses económicos de las grandes corporaciones, del sistema económico financiero internacional y de quien hegemoniza a quien, de allí que las poluciones del conjunto del sistema van adquiriendo una virulencia cada vez mayor, produciendo cada vez más y más incertidumbre e inseguridad acerca del futuro de la economía global, no sabiendo a ciencia cierta, desde cual de sus ramificaciones vendrá la debacle final, es al menos lo que dejan entrever los tres primeros meses del año en curso. 

 Por Eduardo Andrade Bone AIP
Comunicador Social 
Corresponsal de Prensa 

Fuente: Agencias Prensa  PM  RMP  PI  AIP
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios: