Translate

sábado, 6 de diciembre de 2014

HUMAN RIGHTS WATCH Y LA IMPUNIDAD EN COLOMBIA

Human Rights Watch advierte el peligro de impunidad en Colombia.La oenegé denuncia ejecuciones extrajudiciales que involucran a oficiales del Ejército


El escándalo de los “falsos positivos”, como se llaman a las 4.300 ejecuciones extrajudiciales de modestos pobladores a los que el Ejército hizo pasar durante años por guerrilleros, ha vuelto instalarse en la escena política colombiana. Las primeras denuncias se conocieron cuando el actual presidente Juan Manuel Santos era ministro de Defensa de Alvaro Uribe (2008). 

Ahora el problema irresuelto retorna en medio de las vísperas de la reanundación de las negociaciones de paz entre el Estado y las FARC en La Habana. 

El Senado acaba de ratificar el ascenso a generales de cinco oficiales del Ejército involucrados en esos asesinatos. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, salió al cruce de los organismos defensores de derechos humanos y el Polo Democrático Alternativo (PDA, izquierdas), que se opuso a las promociones que impulsa el Poder Ejecutivo. 

“Debe respetarse la honra de estos uniformados y la de sus familias porque los entes de control han señalado que no hay investigaciones en su contra”, dijo Pinzón. En este contexto, el director de Human Rights Watch (HRW) para América Latina, José Miguel Vivanco, expresó su inquietud por el estado de las investigaciones sobre los “falsos positivos”. “Y no es para menos, ya que, según cifras oficiales, se habla de que un número de civiles, equivalente a la población de La Calera, fueron asesinados en total indefensión por miembros de la Fuerza Pública, que buscaban ascensos o permisos de fin de semana”, comentó al respecto el diario bogotano El Espectador. 

De acuerdo con Vivanco, las ejecuciones extrajudiciales, encubiertas como enfrentamientos, es “el patrón de violaciones más crueles que se han cometido en los últimos años en Colombia y la mayoría de estos casos permanecen en total impunidad”. Y añadió: “A través de documentos oficiales se ha sugerido que estos asesinatos han sido realizados en el curso del conflicto armado. Para esto han utilizado tres documentos: las órdenes de operaciones, la misión táctica y los informes de patrullaje. Estos documentos han sido utilizados como barniz de legalidad”, denunció el director de HRW.  

800 SOLDADOS CONDENADOS 

Por este dramático asunto, han sido condenados 800 soldados, pero la labor de la justicia, señaló Vivanco, no llega a los altos mandos. En ese sentido, denunció que las autoridades castrenses han desplegado una serie de ardides para dilatar las investigaciones y ocultar las “actuaciones criminales” de cientos de uniformados. 

La Fiscalía, reportó El Espectador, investiga 3.400 casos, el 60% de los cuales están en etapa preliminar. Setenta coroneles y 15 generales están involucrados, pero ninguno ha sido sancionado. “Lo que más preocupa es la lentitud con que avanzan las investigaciones por las dilaciones de los abogados defensores de los uniformados. Y también hay falta de cooperación militar cuando funcionarios judiciales hacen investigaciones”, sostuvo Vivanco. 

El director de HRW se refirió al caso de Nixon de Jesús Carcamo, un soldado condenado que participó de las ejecuciones y, tras ser condenado, comenzó a colaborar con la justicia. Carcamo apareció muerto el pasado 27 de octubre en la Brigada 11 de Montería, donde estaba detenido. El Ejército dijo que se había suicidado. Según Vivanco, el testimonio del soldado había apuntado contra sus superiores. El proyecto de reforma del fuero militar, que le otorgaría a los tribunales castrenses la competencia para investigar delitos, amenaza, de acuerdo con Vivanco, con proteger a los oficiales salpicados por el escándalo de los “falsos positivos”. Para Vivanco, esa enmienda es una verdadera “emboscada legislativa” contra la justicia. De prosperar, “estaremos ante la completa impunidad”  

CORRUPCION POLIICIAL 

No solo el Ejército aparece por estas horas señalado. Sectores de la Policía también aparecen relacionados con delitos. “La mala hora de la Policía Nacional”, tituló el portal de la revista Semana en relación a la “cascada de noticias que involucran a miembros de la institución en gravísimos crímenes”: un soplón de las FARC, un coronel que colaboraba con la mafia, un grupo de uniformados que integraban una banda de delincuentes, son algunos de los casos ventilados esta semana. La Policía, dijo el ministro Pinzón, “será contundente con los corruptos”.

Agencias  Prensa  AIP EPE PM PI RMP
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

No hay comentarios: